El debate parlamentario en la Cámara de Diputados de la Nación llegó a su fin durante la mañana del jueves, luego de una maratónica sesión, y arrojó como resultado la esperada media sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.  Así fue, que a las 9.51, aparecieron registrados los números en la pantalla y tanto el recinto como las afueras del Congreso estallaron en gritos, aplausos, llanto y abrazos.

Después de 22 horas continuas de debate, con 129 votos positivos, 125 negativos y 1 abstención, lxs diputadxs presentes aprobaron el dictamen de consenso que se generó en el marco del plenario de las cuatro comisiones que se ocuparon del tratamiento del proyecto.

Durante casi dos meses, la Cámara albergó a más de 700 expositores dando un marco de gran amplitud de visiones y calidad institucional que enriqueció y dio herramientas para el debate legislativo. De esta manera, se llegó a un dictamen de consenso entre los 9 proyectos presentados, con un proyecto de ley basado en el presentado por la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito.

El Diputado Daniel Lipovetzky, presidente de la Comisión de Legislación General y quien presidió las Audiencias Públicas, abrió la Sesión con un contundente discurso sobre las razones por las cuáles el aborto debe ser legal: “Es un día histórico, por primera vez se va a tratar un proyecto de despenalización y legalización del aborto en este recinto. En primer lugar, gracias al movimiento de mujeres, de las mujeres de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito que vienen trabajando hace muchos años en un proyecto que legalice la interrupción voluntaria del embarazo en nuestro país. (…) Los miles de abortos clandestinos que se hacen por año en Argentina son un problema que tenemos que resolver.  Durante las audiencias, tres ministros de salud de dos gobiernos distintos, coincidieron en que la legalización del aborto mejora la calidad de vida de las mujeres argentinas. Por lo tanto no hay ninguna duda de hacia dónde tiene que estar nuestro voto. De ninguna manera este proyecto es inconstitucional: este proyecto es absolutamente compatible con nuestra carta magna y los tratados internacionales. El dictamen que propone el rechazo propone mantener un problema de salud pública, cientos de miles de abortos clandestinos por año, al menos 43 muertes durante 2016.  Nadie legisla por la muerte, todos legislamos por la vida”.

El debate se dio en las vísperas del inicio del Mundial de Fútbol, con millones de personas depositando su atención en el evento deportivo del año. Sin embargo, esto no impidió que otrxs cientos de miles de personas centren su atención y energías sobre este proyecto.

Con un contexto político de ajuste económico y poco compromiso en materia de derechos humanos y políticas públicas de inclusión, es evidente que el feminismo es una lucha transversal que logró poner y mantener el tema en la agenda política del país.

 

La vigilia

Durante la jornada, las organizaciones de mujeres y activistas de todo el país se organizaron para ver y escuchar juntas el debate, expectantes y emocionadas con su propia semifinal del Mundial. Con tomas en las escuelas, intervenciones artísticas, homenajes a activistas históricas, pañuelazos, presentaciones musicales y mucho color verde, el movimiento feminista se encontró más hermanado que nunca.

En Buenos Aires, la vigilia fue frente al Congreso y asistieron cientos de miles de personas, locales y de todo el país. En Córdoba, el encuentro fue en el Museo de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba, que transmitió el debate mientras afuera se llevaron a cabo distintas intervenciones. Se estima que durante el día y la noche pasaron miles activistas. En Córdoba, los festejos se llevaron luego a la clásica esquina del Patio Olmos.

Cuando terminó la votación, la emoción desbordó: tanta lucha, tanta militancia, histórica, constante e intensificada en los últimos meses tuvo resultados en la aprobación del texto de la ley y la esperada media sanción. La emoción de hoy será la energía necesaria para continuar la lucha que sigue con la discusión del proyecto en el Senado.

 

Colegios tomados: el reclamo por la Educación Sexual Integral

La toma de los colegios da cuenta de otro reclamo que continúa vigente: el de la efectiva aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral y sus lineamientos. Pero lxs estudiantes también se pronunciaron a favor del aborto: en las encuestas que circularon durante los días previos a la media sanción quedó claro que en esta lucha lxs jóvenes son protagonistas, ya que el 80% de las personas consultadas con edades de entre 18 a 35 años se pronunció a favor del mismo.

Y en este sentido hay una primera conquista: el artículo 13 del proyecto de ley establece que el Estado debe asegurar la educación sexual integral, incluyendo la procreación responsable, en todos los niveles educativos y prestando especial atención al respeto por la diversidad e identidad cultural de los pueblos originarios.

 

El proyecto de ley de IVE

El documento aprobado retoma varios puntos del proyecto de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de los 9 proyectos presentados por otrxs legisladorxs, pero también incorpora algunas observaciones hechas por lxs diputadxs durante las distintas instancias de debate.

Recordamos que esta es la séptima vez que la Campaña Nacional presenta un proyecto de despenalización y legalización del aborto, desde que se conformó en el 2005. Sin embargo, ninguna de las veces anteriores había atravesado las comisiones y llegado a instancias de debate. Lo que sucedió en los últimos meses es, sin dudas, fruto de una lucha histórica que se vio decididamente profundizada en los últimos años.

El proyecto propone mantener las causales que el Código Penal reconoce actualmente  para la interrupción legal del embarazo (causal violación y causal salud), suma una causal para el caso en que se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto, y además agrega una afirmación explícita de que las mujeres y personas gestantes tienen “derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo con el sólo requerimiento de la mujer o persona gestante hasta la semana catorce (14), inclusive, del proceso gestacional”.

Para las causales, también incorpora explícitamente cuestiones que había dispuesto la Corte Suprema en el fallo FAL: para la causal violación, la interrupción del embarazo podrá hacerse “con el solo requerimiento y la declaración jurada de la mujer o persona gestante ante el profesional de salud interviniente”. Para la causal salud, indica que corresponde “si estuviera en riesgo la vida o la salud la mujer o persona gestante, considerada como derecho humano”.

Además, el proyecto establece disposiciones para asegurar que la interrupción del embarazo se realice de manera consentida, rápida e informada, que no pueden imponerse dilaciones u obstáculos, que debe respetarse la privacidad y la intimidad, la obligación de lxs profesionales de la salud de garantizar la práctica de manera igualitaria en todo el país (con referencia a las mejores prácticas de la Organización Mundial de la Salud) la limitación y la regulación de la objeción de conciencia (prohibiendo explícitamente la institucional), y la remisión al Código Civil y Comercial para el caso de menores de edad.

También dispone la creación de un registro de estadísticas e indica que el sector público de salud y las obras sociales deben incorporar la cobertura integral de la interrupción voluntaria del embarazo prevista en la presente en todas las formas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda.

El dictamen que había sido firmado el martes para ser tratado en la sesión sufrió mínimas modificaciones luego de su aprobación general en el recinto. En el momento de la votación artículo por artículo se hicieron algunas concesiones a los pedidos de algunxs diputadxs, por ejemplo, la inversión de los títulos y el agregado de cuestiones aclaratorias.  

 

El Código Penal

El primer título del proyecto contiene todas las disposiciones que modifican o agregan cuestiones en el Código Penal. Primero establece penas para terceros que causaren el aborto de la persona gestante más allá de la semana 14 sin el consentimiento de la mujer y sin que medien causales.

Luego incorpora un nuevo delito y dispone una pena para la autoridad de un establecimiento de salud o profesional de la salud que dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto en los casos legalmente autorizados.

Por último, dispone que la mujer o persona gestante que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare cuando el mismo fuera realizado a partir de la semana quince del proceso gestacional, sin que mediare alguna de las causales, será reprimida con prisión de tres meses a 1 año.

Sin embargo, no prevé ninguna pena para la tentativa, y le otorga al juez la facultad de disponer que la pena se deje en suspenso en atención a los motivos que impulsaron a la mujer o persona gestante a realizar la interrupción, su actitud posterior, la naturaleza del hecho y la apreciación de otras circunstancias que pudieren acreditar la inconveniencia de aplicar la pena. Si bien representa un avance que se contemplen las razones de la mujer, exigirá trabajar y estar atentas a lo que los jueces pudieran dictaminar y desde qué lugar y criterio lo hicieran.

 

Qué dijeron los/as diputados/as

La diputada Brenda Austin (UCR-PRO), una de las primeras firmantes del proyecto de la Campaña dijo en su intervención: “Cada dia, ahora mismo, mujeres de todas las edades y clases sociales en cada rincón de nuestro país, abortan: estudiantes, profesiones, desocupadas, empleadas domésticas, diputadas, esposas y parejas de diputados, sus hijas. Esto ocurre, negarlo es tan necio que duele. No discutimos acá nuestras opiniones, lo que estamos discutiendo es en qué condiciones lo hacen: aquellas que tienen recursos lo hacen en clínicas privadas y aquellas que no, en el medio de la desesperación y en condiciones horribles. El Código Penal actual, que fue pensado por hombres en un Congreso donde las mujeres no tenían ni siquiera derecho a votar, dijo que era un delito, pensando que con la amenaza de cárcel las mujeres íbamos a cambiar de opinión. La criminalización fracasó. No evita que las mujeres aborten y agrava el problema. Señores diputados, ¿realmente se han puesto en la piel y en los zapatos de las mujeres que toman esas decisiones? ¿Realmente se sienten ustedes acá sentados en sus bancas con el derecho a juzgarlas y obligarlas a tomar una u otra decisión? Hay dos opciones: una impone la libertad y otra obliga a las mujeres a actuar según las creencias de otro sector, minoritario, pero con mucho poder de lobby en nuestro país. Apretar el botón del NO, no salva las dos vidas, condena a las mujeres a la clandestinidad.”

Victoria Donda (Libres del Sur), otra de las firmantes e impulsoras del proyecto de la Campaña en la Cámara Baja expresó: “Los Derechos Humanos son progresivos, entonces, si esto es tan claro en los Tratados Internacionales que tienen rango constitucional, ¿por que es tan difícil sancionar una ley que le reconozca este derecho a la mujer? Acá no hablamos de aborto si o no. La clandestinidad mata: no están votando por las dos vidas, están penalizando a la mujer por ejercer la libertad”

La Diputada Araceli Ferreyra (PPV), afirmó: “El  aborto es el último delito con carga de género que queda de la época de las carretas. Claro que no hay cifras, si es clandestino. Necesitamos la legalidad para que haya cifras. El feminismo es esa idea radical de que las mujeres también somos personas y tenemos los mismos derechos. La penalización del aborto viola la mitad de los tratados internacionales que garantizan los derechos de la mujer Estamos peleando por los derechos de la mujer para que tenga soberanía en todos los aspectos de su vida, para que la maternidad sea una elección”

Por su parte, la diputada Lucila de Ponti, (PPV), aseveró: “Hoy venimos a cobrarnos una deuda. La de Ana Maria Acevedo, una piba de 19 años de Santa Fe, la de Belén, 3 años presa en Tucumán. La deuda con María Campos que murió hace poco en Santiago del Estero. La deuda con Malena. Con Cecilia, con Dora, con todas las pioneras de la Campaña a las que se le fue la vida para que hoy en este recinto estemos discutiendo este proyecto. La deuda de un Estado que eligió mirar para otro lado. La vida, todas las vidas, se defienden conquistando y ampliando derechos, no negando la realidad. Por eso el que se opone al aborto no está a favor de la vida, está a favor de la clandestinidad. Si llegamos acá, al recinto, es gracias al movimiento de mujeres que logró instalar este tema en la calle, en sus casas, en las escuelas, en las universidades. Las miles de mujeres que hoy están en las calles pidiendo al Estado que deje de estar ausente.

Nosotros no estamos haciendo historia, nosotros estamos de paso, son ellas las que están haciendo historia. El futuro ya llegó, el tiempo es ahora, que sea ley”

 

¿Ahora qué sigue?

Con la aprobación de la Cámara de Diputados, la Ley IVE tiene media sanción. El próximo paso es el debate en el Senado. Si bien no se sabe aún una fecha precisa, según trascendidos, sería antes del receso invernal. La ley debe debatirse durante este año,de lo contrario la media sanción cae.

El pronóstico a principio de año, cuando se comenzó a debatir el tema, no era positivo. Se hablaba de una mayoría de Senadores en contra. Sin embargo, el desarrollo de las audiencias informativas junto con la gran movilización social que acompañó todo el debate sin dudas cambiarán las cosas. Los dos bloques mayoritarios del Senado, coincidieron en que el contexto es favorable para la sanción de la ley de despenalización y legalización del aborto. De hecho, circuló por las redes sociales un mensaje afirmando que la totalidad del bloque de Senadoras y Senadores del Frente Para la Victoria – PJ votará a favor, atendiendo una demanda de la sociedad que se ha expresado masivamente a través de los Colectivos de Mujeres.

La sanción de una ley de interrupción voluntaria del embarazo significa un avance en el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres y personas gestantes, fundamentalmente de los derechos relacionados a la salud sexual y reproductiva y al reconocimiento de su libertad y autonomía. Pero también significa brindar un marco de legalidad no sólo a los cuerpos gestantes para poder decidir con seguridad y con garantías, sino a lxs profesionales de la salud para desenvolverse en sus actividades de manera segura, sin perder de vista su obligación de respetar y garantizar derechos.

Esta conquista del movimiento de mujeres con su marea verde es un hito histórico y no hay vuelta atrás. Es una cuestión de salud pública. Es una cuestión de derechos humanos. Es una cuestión de deseo. De cuerpos libres. Con la vergüenza a otra parte: el derecho al aborto, ¡será ley!

Contacto

Mayca Balaguer, [email protected]

Emilia Pioletti

Fuente de imágenes

Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito – Córdoba